Cristales




La temerosa magia tomó también el mando del resto sano, y aquellos como caballitos de porcelana -que ocurrían al trote o al paso en las siestas de nuestra pradera mental- son ahora un montículo  de cristales blancos dispuesto sobre un plato común de cocina; un veneno aspirable.







Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *