Sobre las aguas



y a la espesa estupidez de esta
fiebre la llamaste: agua o
mejor

las aguas

para poder decir -¿de quién?
¿de qué? ¿de vos? ¿de eso?-

no que hierve en el instante de un
miasma eterno sino que

aleteaba sobre las aguas


En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *