Disparos



Después de los disparos el silencio

brutal

y enseguida el ladrido
reseco
de un perro.



En Reincidencias

jardín



Verte una sola vez
Y volverme un Epicuro.

Emily Dickinson

epicuros de un solo
aroma de una sola

humedad de una sola

inocencia

espantosa

así como vinimos nos
iremos

nos tendremos que ir

cediendo
las fotos del
jardín

a quien sepa o no sepa

leerlas



En Máquinas del tiempo


Las cosas



las cosas tomaron posición donde nunca
quise que
estuviesen

allí
se acomodaron

¿vos dónde estás?

¿estás entre las cosas?



En Reincidencias

lento



será nomás

vino a ser el
idiota que cada tanto
cuenta lo lento que va el

lento

barco gris
de la noche



En Máquinas del tiempo


el juntador de naipes



no quisiera asustarte soy

yo

soy
el que fui soy el que

era

el pibe que
camina el

juntador

de naipes




En Máquinas del tiempo

Mañana



"mañana" dijimos y soltamos la risa

en nuestro argot de exquisitos finados, "mañana" es voz obscena, equiparable a "hoy", equiparable a "ayer"




En el Bar de los helechos



era puerto
seguro

recién

el brillo de tus
ojos



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Flâneur



Chaque alouette qui va et vient m'est connue
Paul Verlaine

duro
reverberante puro
como piedra
de
sal

acá viene y
ahí va se
acomoda en la mesa del
fondo se toma
las otras
22
gehenas del fuego con
hielo y se
pierde y se
encuentra contándote del

aire de
Verlaine del fuego de la
tierra del agua de
Verlaine de un solo
texto
de Verlaine de
una línea en un
texto  que
-ponele- es de
Verlaine y

encontrado y perdido
se va

y acá viene y ahí
va



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

perfectos

perfectos
en el
antiguo

ahora

que  nos
canta

En Máquinas del tiempo

Sombra



sombra -ahora te
digo así- dónde
me viste
la última
vez que

nuestras
cosas estuvieron en
orden

sombra
hola



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


El piano réprobo



hora sobre hora

en horror
y en sordina mastica
su cartilla viciada

noche abandonada del conservatorio



En Reincidencias

Videntes



nuestros videntes son los extraños

-la mirada apenas desviada de los extraños-

-la canción a media máquina de los extraños-



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


En el verano



la sombra de su voz
una tercera
más alta y más

atrás

en el verano



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Novela



última y
primera

la novela en la que nunca

llueve



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Primera o segunda elegía



de su pelo el color
ya no es

aquel
champán
desvanecido

que estás cantando ahora



En Variaciones sobre un mundo cuadrado

Reencontrados



podrían dar con nosotros -con los huéspedes de estos disfraces de vos y yo- quienes no nos buscasen

podrían claro - en esta siesta definitiva de la imperfección

podríamos -entonces- darnos ante cualquiera por reencontrados - por aparecidos



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Nota



que llega que no
llega que merodea
que le pega mal que bien
a la

nota

o trata
de aludirla con un aliento
como quien dice
último



En Variaciones sobre un mundo cuadrado


Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *