afuera (he aquí el tango)



no
podemos
volver a la
caverna el

ángel prostituto del
jamás
blande allí su
espada su
sonrisa no

podremos jamás volver a la
sonrisa a la
luz del
sabor del
sudor de nuestra

madre
simia



En Máquinas del tiempo

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *